Auditorio León de Greiff

Renace el auditorio León de Greiff

Capital digital 1
Eventos Culturales
Jue, 23/11/2023 - 13:54

Después de cuatro años de intervención arquitectónica, el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia vuelve a abrir sus puertas para todo aquel que quiera experimentar el sonido, la música y los saberes que se reúnen en este espacio como ha sido tradición a lo largo de sus 50 años de existencia.

José Félix Patiño Restrepo, rector de la universidad en los años setenta, impulsó la que sería una renovación sin precedentes en la historia de la institución con una visión que incluía espacios dedicados al aprendizaje, la cultura y la apreciación de las artes y que la llevarían a la vanguardia de la educación pública de ese entonces.

Corría el año de 1973 cuando la arquitecta bumanguesa Eugenia Mantilla de Cardoso, exalumna de la Universidad Nacional de Colombia, recibía el encargo de diseñar el que sería el auditorio de la Ciudad Universitaria, ubicada en la localidad de Teusaquillo en Bogotá. Este espacio fue concebido en forma de diamante de cinco lados y un escenario pensado para albergar, al menos, a 300 artistas.

Auditorio León de Greiff

A su vez, la apuesta acústica fue diseñada por el ingeniero de sonido Manuel Drezner, el único profesional en la materia en aquellos tiempos, quien dotó la sala de las cualidades para ser considerado uno de los auditorios con mejor acústica de América Latina.

La obra que rompió esquemas estilísticos de su tiempo, haría merecedora a su arquitecta del primer Premio Nacional de Arquitectura otorgado a una mujer en el año de 1974. De hecho, fue declarado Monumento Nacional en 1996, al ser considerado patrimonio de la arquitectura moderna.

Aunque la construcción del auditorio comenzó antes de la muerte del poeta antioqueño, este no alcanzó a visitarlo, de hecho, 12 días después de su muerte, el Consejo Superior de la UNAL decidió bautizar a este escenario con su nombre como homenaje al poeta y escritor colombiano fanático de la música y la escena 
 cultural.

   

A lo largo de sus cinco décadas de existencia, este auditorio ha albergado presentaciones no solo de grandes exponentes de la música clásica, sino también de otros géneros como el jazz, el rock, la cumbia y otros géneros. A su vez, se ha destacado en la ciudad de Bogotá por ser la casa de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y en general por conciertos de música, obras de teatro, espectáculos de danza, conferencias, congresos, simposios y cátedras. 

Revive la magia de este tesoro arquitectónico, a través de 5 hitos que destacan su importancia en la cultura colombiana

Eugenia de Cardoso, la mente maestra detrás del diseño del Auditorio, todavía recuerda con claridad aquellos días en la década de los setenta en la Nacional cuando se escuchaba en los pasillos que algunos alumnos de la institución preguntaban por qué le ponían León de Greiff y no Policarpa Salavarrieta o por qué no hacían mejor una cafetería.

Después de casi cincuenta años de creación, el auditorio León de Greiff es un referente para los egresados, profesores, personal de la Universidad Nacional y para generaciones enteras de ciudadanos y ciudadanas que han asistido a conciertos y espacios académicos y que han hecho de este escenario su hogar. Con el paso de los años, la edificación sufrió un deterioro y, ante estos desafíos, la comunidad universitaria y los amantes de la cultura se unieron para emprender un ambicioso proyecto de restauración. Este proceso implicó no solo abordar las cuestiones estructurales y tecnológicas, sino también preservar la esencia y la historia del auditorio. 


 

“No es un escenario de la Universidad Nacional, es el escenario del país y de la ciudad y una de nuestras principales obsesiones es ser la casa de la música en Colombia”, comentó María Belén Sáez de Ibarra, cabeza de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia.

Por ello, la restauración iniciada en el año 2020 no solo buscó devolver el esplendor original, sino también mejorar y adaptar el espacio para satisfacer las necesidades contemporáneas, lo que sostiene su vanguardismo tecnológico característico de su esencia, con una inversión que superó los 19 mil millones de pesos.

Este proceso tuvo que atravesar dos fases de intervención: la primera dedicada al mantenimiento completo de redes e instalaciones especiales y de conservación arquitectónica y la segunda, dirigida a hacer el reforzamiento estructural del componente arquitectónico de dotación tecnológica y de restauración del mobiliario, renovación financiada con recursos de la Universidad Nacional y de la Secretaría de Bogotá.

En este renacimiento, el Auditorio León de Greiff se sometió a meticulosas renovaciones: desde la modernización de equipos de sonido y luces hasta la restauración de elementos arquitectónicos clave, cada detalle se cuidó para garantizar que el auditorio no solo recuperara su antiguo esplendor, sino que también estuviera preparado para enfrentar los desafíos del futuro.

De acuerdo con Sáez de Ibarra, el futuro del auditorio está lleno de brillantes proyecciones, entre las que se encuentran lograr que la Sinfónica Nacional, la Filarmónica de Bogotá el Coro Nacional, la Filarmónica Joven de Colombia, y los conservatorios y universidades cuenten con franjas permanentes en la programación del León de Greiff.

 

Banner Encuentros Capital

Otras noticias