Accesibilidad: A+ | A- | Contraste: OFF Contraste: ON |
Logo Canal Capital

Canal Capital

Alcaldía de Bogotá
Versión para impresión Send by email

Capital, en línea con las localidades de Bogotá

Fecha: 
Miércoles, Octubre 28, 2020

‘Capital en línea’ es el nombre del magazín con el que el canal público de Bogotá abre espacios para que la ciudad se muestre en toda su magnitud, a través de las historias de lugares, palabras, acciones y personajes tan diversos como las culturas que la habitan. De lunes a viernes de 10 a 12 del día.

El escritor Andrés Ospina, las periodistas Yajaira Perea y Lina Pulido, el experto en deportes Juan Manuel Ramírez y un equipo de corresponsales en las distintas localidades de la ciudad y de la Bogotá Región, están a cargo de este nuevo espacio que, a muchas voces, principalmente la de los ciudadanos, cuenta a Bogotá.

Durante dos horas diarias de lunes a viernes, bajo la dirección de Adriana López, el programa emite desde los diferentes barrios de la capital colombiana, destacando lo que más los caracteriza, sus lugares emblemáticos, sus personajes, su cotidianidad desde acciones culturales, deportivas, musicales, gastronómicas… e incluso su historia, que se ha ido construyendo a partir de la llegada de personas de todas las regiones del país.

Y así, como es la ciudad que inspira este magazín, es también el grupo de presentadores en estudio, que son tan diversos como complementarios: el muy cachaco Andrés Ospina, la urabaense y afro, Yajaira Pérea y Lina Pulido, que es más la mezcla de culturas en Bogotá. Ellos hablan de este nuevo reto.

“Ha sido tremendamente divertido emprender este proyecto teniendo en cuenta que mi escuela ha sido en mayor parte la radio. Es casi un sueño, independiente de la responsabilidad que implica”, asegura Andrés. “Es maravilloso conocer sobre costumbres tan diversas entre las mismas localidades y directamente de los verdaderos protagonistas, que son los habitantes”, afirma Lina. “Una oportunidad excelente para explorar esta grandiosa ciudad con ojos de quien viene de otra región”, agrega Yajaira.

Aunque hablan desde lo que representa el programa para ellos, también es claro cuál es el aporte que cada uno hace a Capital en línea:

“Creo que mi gran aporte es compartir la afición que tengo de acumular historias, datos y conocimientos sobre Bogotá. Una colección de información en distintos frentes que van desde el transporte hasta la naturaleza que nos circunda, los animales que viven en Bogotá, las distintas ofertas gastronómicas que nos da la tierra… aunque aclaro que no soy un experto en nada, solo un cronista que tiene una obsesión por saber todo lo que pueda de mi ciudad”, opina Andrés, autor de varias novelas y libros, entre ellos el diccionario Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en Bogotá.

Por su parte, Yajaira al ser nativa de otra región del país, representa a las muchas personas que habitan la ciudad pero que no son bogotanos, por lo tanto, su curiosidad puede desarrollarla en temas que son de interés para muchos televidentes y que tienen cabida en el programa. Mientras tanto Lina, en su trabajo de reportería además de presentadora (al igual que Yajaira) con su cálido estilo, permite que el ciudadano común se convierta en protagonista, entablando conversaciones que logran sacar lo mejor de quienes suman su voz desde las localidades para contar a Bogotá.

“Lo que más me encanta de este nuevo formato es el contacto con la gente, nos pueden escribir a través de nuestros medios digitales y, sin ningún tipo de filtro, hablarnos del tema del día o de lo que sucede en su comunidad. También pueden escucharnos con un lenguaje más tranquilo, menos rígido, gracias al formato de magazín en el que tenemos la oportunidad de compartir nuestra faceta personal con los televidentes, eso es un lujo”, asegura Lina.

Capital en línea refleja la diversidad que también tiene Bogotá, la ciudad en la que encontramos todos los gustos, sabores y colores y que cada día podemos ir descubriendo juntos desde sus expresiones, costumbres y valores. Aquí todos tienen un importante aporte que hacer: la alcaldesa local, el artista, el deportista, pero también el señor que vende sus productos en la calle, porque nos muestran distintos frentes de la realidad”, afirma Yajaira.

“El programano es otra cosa que un retrato de ciudad y de región desde múltiples puntos de vista, hecho con mucho cariño y compromiso con la ciudad, pero también con muchas ganas de divertirse, porque nosotros consideramos que Bogotá es un campo de juego en el que hay que encontrar la manera de sonreír”, complementa Andrés.

Junto a ellos tres, se encuentra un grupo de corresponsales que, desde Soacha, La Candelaria, Puente Aranda, Engativá, Kennedy, Ciudad Bolívar, Suba, San Cristóbal, Chapinero y varios municipios que conforman la Bogotá Región, hacen diariamente un arduo trabajo de investigación con las autoridades locales y con la comunidad.

Otros dos segmentos claves de Capital en línea son el de El caballero de la noche en el que se comparten historias de las noches capitalinas, cuando se corre el telón del sol, con personajes que comparten sus experiencias y luchas durante sus jornadas de trabajo nocturno, también las crónicas con que se cierran las dos horas del programa, en la que son protagonistas los hitos de Bogotá, los recuerdos de aportes culturales y musicales que nacieron en las localidades.

Finalmente hay que decir Capital en línea además de abrir el espacio para conocer de primera mano las localidades y sus barrios y de ser fuente de información general de interés en materia de tránsito, de precios en las plazas de mercado, de las actividades deportivas, permite tener una perspectiva diferente de la gran ciudad, como lo concluye Andrés:

“Estamos ayudando a construir un nuevo discurso de la bogotanidad de hoy, abandonando los lugares comunes como son el tamal, el chocolate y Monserrate, ese ha sido un reto para todos”. A esto habría que agregar que, en la Bogotá de hoy, en la que se ve por Capital, también se come arepa de huevo, mute boyacense, chuleta valluna y pescado del pacífico, porque en medio de la gran diversidad de sus habitantes, hay una cosa que los une a todos: el amor por esta gran ciudad.